fbpx
Portada » La Felicidad: 10 Ideas que te Ayudarán a ser Escandalosamente Feliz.
La felicidad

La Felicidad: 10 Ideas que te Ayudarán a ser Escandalosamente Feliz.

¿Qué es la felicidad? Es una pregunta que todos nos hemos formulado alguna vez en la vida y que ha sido tema de discusión en muchas plataformas y por miles de expertos. Sin embargo, cada persona percibe la felicidad de manera muy particular. Algo que a alguna persona haga feliz puede que a otra no.  

La felicidad como tal es declarada un derecho constitucional en algunos países tales como Japón y Brasil. A pesar que el término es particular para cada individuo, muchos expertos han propuesto fundamentos objetivos a este concepto. Sin embargo, cuando se mide el índice de felicidad en los países, se puede constatar que muchas personas pueden ser felices a pesar de las condiciones adversas que las rodean, contradiciendo así otros derechos humanos.

Es por ello que comparto el planteamiento de otros autores quienes consideran que La felicidad es más una responsabilidad individual que un derecho. Cada persona debe ser consciente que la felicidad solo puede ser alcanzada individualmente.

“El hombre que hace que todo lo que lleve a la felicidad dependa de él mismo, ya no de los demás, ha adoptado el mejor plan para vivir feliz”. Platón 

En cualquier momento de nuestras vidas podemos sufrir algún desengaño o una situación inesperada, sin embargo, es responsabilidad de cada quien decidir qué hacer con esas experiencias. No quiero decir con esto que debamos reprimir el sufrimiento o ignorar lo que nos pasa ya que, experimentar el dolor forma parte de la vida y no se puede evitar. Lo que quiero decir es que es una responsabilidad individual salir de esa situación inesperada, si prestamos más atención a todo lo que nos ofrezca felicidad, el dolor que vivimos será más llevadero y se convertirá en un recuerdo no doloroso.

Partiendo de la definición que la felicidad es un estado de ánimo y que es responsabilidad de nosotros ser felices, lo primero que deberíamos hacer para lograr la felicidad es empezar a aceptarnos a nosotros mismos tal y como somos.

En el libro Maravillosamente Imperfecto, Escandalosamente Feliz escrito por el psicólogo clínico cognitivo Walter Riso, habla de lo liberador que es aceptar que somos seres humanos imperfectos pero capaces de mejorar sin necesidad de llegar a la irracionalidad del perfeccionismo. 

Él comenta en su libro que vivimos en una cultura que venera el perfeccionismo irracional en la cual la prosperidad, el bienestar, el éxito, la excelencia, el reconocimiento, el prestigio tienen unos estándares inalcanzables y nocivos. Y es por ello que cuando nosotros tratamos de alcanzar esos estándares sociales, en nuestra mente se produce el stress, la ansiedad, la frustración, la sensación de fracaso y la infelicidad.

El Dr. Riso describe 10 derechos que podemos ejercer con responsabilidad y equilibrio para alcanzar nuestro desarrollo personal y ser más felices. 

También te puede interesar: La Autocrítica | Un Arma de Doble Filo que Debes Saber Manejar

1. Derecho a tratarte bien a ti mismo.

Se trata de la capacidad que tiene el ser humano para contemplarse a sí mismo y tratarse con amor y ternura. El Dr. Riso considera que el amor que puedas dar a los demás empieza siempre por el amor que te puedas dar a ti mismo. Así que empieza hoy a valorarte, a tratarte con amor, a no criticarte y mucho menos a castigarte por quien eres. Recuerda que eres creación divina y que estás en este mundo para aprender, maravillarte y crear una vida digna.

2. Derecho a no compararte ni a que te comparen. Ser tu propia referencia

No te compares para definir tu propia identidad. No tienes que parecerte a nadie, ni nadie tiene derecho a compárate con otros. Tu eres un ser único que tiene virtudes y habilidades y que ve la vida de una manera muy particular, y nadie más puede ver la vida igual como la ves tú. Sigue a personas que admiras, es bueno tener personas de quien inspirarnos, pero nunca pretendas ser igual a ellos. Siempre sé tú mismo.

3. Derecho a dudar y contradecirte

El autor aclara que el hecho de que una persona dude de vez en cuando no lo hace incompetente. Las personas pueden decir “no se” o no opinar acerca de algún tema sin necesidad de sentirse “estúpido” o  menos que nadie. Refiere Riso que las personas no pueden pasarse la vida dudando y mucho menos cambiando de opinión cada 5 minutos. El autor se refiere a que las personas se sentirán más libres y felices si en algunas circunstancias ejercen estos derechos.

4. Derecho a procesar y expresar tus emociones

El autor expresa que todos tenemos el derecho a leer nuestras emociones, a integrarlas en nuestra vida y a dejar que ellas completen nuestra existencia. No debemos ignorara y callar nuestros sentimientos, se trata de reconocer y expresar cada emoción por muy dañina y dolorosa que parezca, de esa manera podremos liberarnos de ella. Por ejemplo, si alguien te dijo o hizo algo ofensivo y doloroso, es mejor expresárselo antes que ese dolor se convierta en odio por callar lo que sentiste.

Felicidad

5. Derecho a fracasar y a no ser el mejor

El Dr. Riso considera que quienes ejercen este derecho hasta el final se quitan un peso de encima. Con frecuencia se dice que los fracasos nos enseñan pero la verdad es que a nadie le gusta perder. Y lo peor aún es que cuando perdemos ejercemos el autocastigo.

El autor también explica que el afán por ser el mejor se asocia a un estilo hiperactivo de vida que evita que ejerzamos otros dos derechos importantes que tenemos como son: el derecho a la lentitud y el derecho al  ocio. Y cuando ejercemos estos derechos podemos sentir que perdemos el tiempo y que somos improductivos, cuando la verdad es que estos derechos son fundamentales para recobrar las energías para seguir adelante.

6. Derecho a reconocer tus logros y sentir orgullo por ello

Sentir orgullo por nuestros logros y decirlo al mundo está bien.  Lo que no está bien es expresarnos con arrogancia y vanidad.  Sentirnos orgullosos y felices porque somos capaces de lograr cosas importantes para nosotros es un valor importante. Sentir amor propio y auto reconocernos nos eleva la autoestima.

7. Derecho a equivocarte y no sentirte culpable de tus errores. 

No aceptes ser una víctima de tus propios maltratos. Si cometes errores, puedes sentirte responsable, pero no te autocastigues ni te creas una mala persona. El autor afirma que la culpa es un control social para que nos portemos bien. El mandato general nos dice que cuando hacemos algo mal y no sentimos culpabilidad alguna por esa mala acción, somos una mala persona, así que hemos  aprendido a “sentirnos mal para sentirnos bien”. Recuerda que somos un ser humano con virtudes pero también con defectos, recuerda también que los errores y equivocaciones, siempre y cuando no causen daño a otras personas, son parte de nuestra vida y debemos reconocerlos con honestidad para corregirlos responsablemente y así ser mejores personas.

8. Derecho a no obsesionarte por el futuro y despreocuparte responsablemente de lo que vendrá.

En este derecho el autor nos invita a desligarnos de vez en cuando del control por las cosas y despreocuparnos de ciertos acontecimientos para liberarnos de la ansiedad innecesaria. No quiere decir que no hay que pensar en el futuro y hacer planes, significa que debemos aceptar que en la vida hay situaciones que escapan de nuestro control por lo tanto tenemos que aceptarlas tal como se presentan.   

9. El noveno Derecho es a ser como eres sin que te importe la aprobación de los demás.

Siempre estamos buscando la aprobación de los demás. Tenemos esa necesidad de ser aceptados por otros de lo contrario sufrimos mucho. Y aunque somos seres sociables debemos aprender que no somos moneda de oro para caerle bien a todo el mundo. Así que mejor piensa que quienes están contigo son aquellos que te aceptan, te respetan y valoran por lo que realmente eres, y no por lo que pretendes ser.

10. Derecho a estar triste y no por eso ser infeliz.

Hay que aprender a diferenciar lo que es estar triste de lo que es estar deprimido. Debemos dejar de usar la palabra deprimido para describir cualquier signo de tristeza. Estar deprimido destruye. En cambio, estar triste ayuda a que se reactiven las funciones de las personas y que recarguen energía.

Tenemos el derecho a estar triste, a querer estar solo, a no tener el deseo de hablar y no por eso estar deprimido y mucho menos ser infeliz por ello. Según el autor, la tristeza forma parte de nuestro ADN. El pretender ser feliz a toda hora forma parte de las exigencias de esta sociedad  en la que vivimos lo cual muchas veces nos obliga a querer vivir en un estado de euforia constante que hace más daño que bien.

Estos son los diez derechos que Walter Riso nos regala en su libro “Maravillosamente imperfecto escandalosamente feliz”. Si los aplicamos responsablemente podremos comenzar a forjarnos un camino más liberador hacia la felicidad.

Recuerda, así como nadie nos puede hacer feliz, nosotros tampoco podemos hacer feliz a nadie. Cada quien debe vivir sus procesos de manera particular y a su propio ritmo.

Déjame saber cuál de estos derechos aplicas en tu vida, y cuál de ellos has dejado pasar. Comparte este artículo con alguna persona que consideres esta en busca de su felicidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad